Anuncian cortes de electricidad en Angola

La disminución de la capacidad de generación de las hidroeléctricas de Lauca, Cambambe y Capanda provocará a partir de hoy cortes de electricidad en Angola, incluida su capital, Luanda.

Hasta ahora el Gabinete de Aprovechamiento del Kwanza Medio (Gamek) no especificó en cuanto disminuirá el aporte de las tres centrales, que junto a la de ciclo combinado de Soyo, aportan más de 70 por ciento de la electricidad del país.

La decisión de Gamek se debe a los trabajos de inyección de cemento en la estructura de la presa de Cambambe, en aras de su fortalecimiento. Tales obras durarán 50 días, hasta finales de septiembre.

En una nota la empresa precisó que para realizar esa labor necesita rebajar los niveles de la presa en cuestión y de las otras dos (todas alimentadas por el río Kwanza) por lo que se reducen los aportes de energía.

Aclaró que en lo posible suplirían el déficit con plantas termoeléctricas (que apenas cubren la cuarta parte de los aportes al sistema). En Angola solo reciben electricidad de las redes públicas cuatro de cada 10 personas.

Cambambe tiene una capacidad de 960 megawatt por hora (MW/H), Lauca (mil 670 MW/H) y Capanda (520 MW/H).

Los referidos trabajos forman parte de la última etapa constructiva de Cambambe (construida en 1972 y ampliada en 2015) y quieren asegurar la robustez y durabilidad de las estructuras de hormigón de la presa.

Gamek dijo que podrían registrarse déficit en la capacidad y por consiguiente, restricciones en el suministro de electricidad.

Ya de marzo a julio de 2017 la capital y varias ciudades del norte y del centro sufrieron cortes de energía de hasta 20 horas diariamente durante el llenado de la presa de Lauca.

La obra fue inaugurada por el entonces mandatario José Eduardo dos Santos el 4 de agosto de aquel año, poco antes de abandonar el poder tras 38 años de ejercicio.

Las posibles fallas del suministro de electricidad sucederán dos semanas después de que se duplicaran (97 por ciento como promedio) los precios del servicio al consumidor final.

Con la medida el Estado se planteó el ahorro de 207 millones de dólares al año por la eliminación de subsidios, dijo recientemente el presidente del Instituto de Regulación de los Servicios de Electricidad y Aguas Luís Mourao.